La mayoría de los empleados superaban los diez años de antigüedad. Hubo todo un reacomodamiento interno, no sin reclamos. 


La crisis golpea otra vez al sector productivo, y en estos últimos días el molino harinero Onkel S.A. se desprendió de al menos ocho empleados de los 30 que formaban la cuadrilla.

Según publicó Flash 24, la mayoría de los trabajadores superaban los diez años de antigüedad y estaban afectados a la carga y descarga de camiones, lo que obligó a generar todo un reacomodamiento interno para cubrir los puestos que quedaron vacantes.

Los reclamos no tardaron en llegar, sobre todo considerando que el personal reasignado adhiere al gremio de molineros. Por estas horas, la situación es de total incertidumbre y no se descarta que a posteriori pueda haber novedades. Algo similar ya pasó en la planta de Motomel de La Emilia, donde unos 80 trabajadores se acogieron al régimen de retiros voluntarios, y en Protto, con suspensiones rotativas.

Iveco, principal comprador de Protto, definió parar hasta enero, y Agrale y Helvética están en similar situación. El sector en sí es uno de los más retraídos del país y en septiembre registró una baja del 2,4%, según el Indec. “Realmente estamos complicados pero hay optimismo por un repunte”, confiaron voceros de la UOM.





Comentarios