El Gobierno de San Luis comenzó a tomar medidas para disminuir los accidentes viales. Para eso, el Poder Ejecutivo tiene prevista la adquisición e instalación de radares para el control de velocidad en todas las rutas del territorio, inclusive las de jurisdicción nacional que atraviesan el suelo puntano.

La cobertura será integral en todas las trazas, incluidos el corredor bioceánico y las rutas de mayor flujo vehicular que serán dotadas con radares fijos, que contarán con la homologación correspondiente a través de los organismos nacionales, como también del tipo móviles, que permitirán trasladar los controles hacia distintas ubicaciones.

Además de contar con aparatos para medir la velocidad y verificar que lleven las luces bajas encendidas, el gobierno provincial también hará una compra de equipamiento para la detección de alcohol en los conductores, a través de 16 alcoholímetros con impresora y 30 mil boquillas, por un monto total de 15.600.000 pesos.