Los bomberos Voluntarios de la localidad de Los Molles debieron rescatar a ocho turistas de Entre Ríos que quedaron extraviados en las sierras de los Comechingones.

//Mirá también: Intentaron secuestrar a dos menores en un auto de alta gama en Villa Mercedes

Lo que comenzó con un día de trekking el terminó como una pesadilla para los tres hombres, las tres mujeres y los dos menores que habían subido por el camping de El Talar el viernes a la mañana con la idea de llegar hasta los 7 Saltos, pero recién pudieron bajar a las 11.35 de este sábado luego de haber pasado toda la noche en el medio de la sierra.

Gustavo Albornoz, jefe de bomberos, confirmó que “seis bomberos iniciaron el procedimiento de rescate ayer (viernes) a las 19; que finalizó esta mañana (sábado), cerca del mediodía cuando logramos bajarlos a todos sanos y salvos”. Y resaltó que el operativo incluyó pasar la noche junto a los perdidos, “porque el lugar donde estaban tenía unas bajadas muy pronunciadas que requerían del traslado con sogas, que a esa hora se hacía imposible realizar”.

El grupo comenzó el recorrido a las 9 de viernes cuando dieron aviso a Turismo de la Comuna y dijeron que lo hacían con un guía, pero a las 18 se comunicaron para decir que se habían perdido. Albornoz contó que inmediatamente se “puso en marcha el protocolo que tenemos para estos casos y lo primero que se hace es contactarse con alguno de ellos que esté en el lugar”.

Desorientados

El turista contactado contó que estaban desorientados porque se salieron del sendero, y que el lugar en donde finalmente estaban era la Laguna del Aguilucho. “Lo que les pedimos fue que no se movieran más de ese lugar para que los seis rescatistas pudieran encontrarlos. El lugar era bastante inaccesible y recién a las 00:30 pudieron encontrarlos”, detalló el jefe de Bomberos a El Diario.

El equipo de rescate tuvo que hacer movimientos de cuerdas tipo Rapell para llegar hasta el lugar donde se encontraban que es una zona de precipicios con bajadas muy verticales de donde los turistas no podían salir.

“La idea era sacarlos de allí para llevarlos a un lugar de mayor reparo porque la temperatura en ese momento era de 4 grados bajo cero. Decidieron pasar la noche arriba porque el equipo además de la experiencia que ya tienen, llevaron elementos de superviviencia como bolsones de trauma y primeros auxilios, equipamiento de comunicación y raciones de comida para unas 24 horas”, agregó el jefe del cuartel.

//Mirá también: Treeking kids, una buena alternativa para estas vacaciones en San Luis

Desde el comando que se instaló en el camping El Talar con otro grupo de altura de cuatro personas, se iban comunicando con los rescatistas cada media hora para controlar que ninguno de los turistas sufriera de hipotermia hasta que apenas amaneció, decidieron emprender el descenso.

“No fue nada fácil lograrlo porque a los mayores los podían bajar pero a los chicos se les complicaba. A las 7.45 empezaron a descender y a las 11.35 ya estaban en el camping. Lo primero que hicimos fue una descontaminación por Covid-19 además de tomarles la temperatura y medirles el oxígeno en sangre. Enseguida se le hizo un testeo sanitario para constatar su estado de salud general y como a todos les dio bien, les servimos un desayuno y al rato todos pudieron volver al lugar donde estaban parando en la localidad de Los Molles”, concluyó Albornoz.