Mientras que los familiares de Guadalupe Belén Lucero se manifestaban y pedía que la pequeña regrese a casa, personal del Ejército Argentino con drones y también de la Policía división Homicidios se sumaron a la búsqueda.

//Mirá también: Así es el trabajo de los perros de búsqueda que intentan dar con la pequeña Guadalupe

Por ahora solo hay una certeza, pasaron cinco días desde que Guadalupe desapareció mientras jugaba en la puerta de la casa de su tía en el Barrio 544 Viviendas, y todavía no hay rastros.

Guadalupe Belén Lucero, la nena de 5 años que desapareció en el barrio 544 de San Luis. La Gaceta.

El sábado Eric Lucero, el padre de la niña de 5 años, amplió su declaración para aportar “una pista importante” a la Justicia y también les tomaron testimonio en Cámara Gesell a los niños que la vieron por última vez: el hermano de 9 años, el hijo de la pareja de su mamá y sus primos. Entre ellos estaba Ema, de 3 años, quien fue la primera en darse cuenta que Guadalupe no estaba.

Durante la mañana del sábado volvieron a realizar operativos de búsqueda en lugares que ya habían rastrillado como el Barrio. En total los efectivos inspeccionaron seis áreas distintas, pero los resultados fueron los mismos, no encontraron nada.

Devuelvan a Guadalupe

Por la siesta partió una caravana convocada por la familia desde Tribunales hasta el barrio donde desapareció la nena. El puntapié inicial lo dio Eric Lucero que pidió a viva voz que “devuelvan a mi hija” y los vecinos manifestaron al unísono “que aparezca ya”.

La hipótesis del rapto también es la que maneja el juez de Instrucción Ariel Parrillis que aseguró que “estamos ante una privación ilegítima de la libertad. A la nena la tiene alguien”.

Cerca de las 20 finalizó la testimonial de Lucero en la Jefatura Central de Policía. Su abogado, Héctor Zavala explicó que se aportaron datos para que se abran otras líneas de investigación. Dijo que hay datos que deben corroborarse.

//Mirá también: Búsqueda de Guadalupe: El Gobierno nacional ofrece recompensa de 2 millones de pesos.

Además del personal de Ejercito que se plegó a los operativos de búsqueda, también llegaron efectivos de Homicidios de la Policía de San Luis provincial y más móviles, porque parecen ser insuficientes.

Fuente: El Chorrillero