“Mi hija vio cómo se llevaron a Guadalupe Lucero”

Guadalupe Lucero.
Guadalupe Lucero. Foto: Gentileza

La mamá de la última niña que estuvo jugando con Guadalupe aquel 14 de junio de 2021 contó qué fue lo que le dijo su hija sobre el trágico episodio. Un relato detallado del rapto, aquella fatídica noche.

Este sábado, Laura contó qué fue lo que vio su hija aquel 14 de junio de 2021 en que se produjo la desaparición de Guadalupe Lucero. La joven, Sol, padece un retraso madurativo, por lo que su familia en un principio no quiso creerle. Esto sucedió a pocos minutos de que se llevaran a Guadalupe.

Laura, en declaraciones televisivas al medio América24, expresó que su hija, quien “tiene 24 años, pero parece una niña de 10 o 12 años”, se encontraba jugando con “Guada” en el momento en que se la llevaron del barrio 544 Viviendas de la ciudad de San Luis.

La mujer aclaró que Sol fue la última persona que vio a Guadalupe antes de ser raptada por una mujer que la golpeó, la tiró al piso y le dijo que “se fuera a su casa”.

Laura, la mamá de la joven que jugaba con Guadalupe cuando fue raptada
Laura, la mamá de la joven que jugaba con Guadalupe cuando fue raptada Foto: Captura

El relato de Laura, la mamá de la joven que jugaba con Guadalupe

“Ese día era casi la tardecita. Mi hija volvió de jugar diciéndome que una señora mala le había quitado a la nena”, comenzó contando Laura.

La mujer, antes de continuar su relato, aclaró que su hija tiene un retraso madurativo que, “si bien ella no se hace entender muy bien, lo que no sabe decir lo hace en lengua de señas”.

Yo en su momento no le presté atención porque siempre la discriminan. Ella ya tiene 24 años, pero parece una niña de 10 o 12… Llegó llorando, pero yo pensé, como siempre la discriminan, que a la nena (Guadalupe) la metieron adentro y, como hacía frío, me la corrieron a ella”, relató Laura.

Sin embargo, la mujer contó que su hija insistía con desesperación por la nena”.

Laura, la mamá de la joven que jugaba con Guadalupe cuando fue raptada
Laura, la mamá de la joven que jugaba con Guadalupe cuando fue raptada Foto: Captura

Sol lloraba, gritaba que le habían quitado a su amiga y que le iban a hacer daño. Inclusive, le tiró con una zapatilla en señal de intranquilidad a su madre, algo muy raro, ya que Laura expresó que su hija nunca fue una persona agresiva.

“Vino justo mi esposo, que es más tranquilo, la abrazó, le dijo ‘bueno, mañana vamos a ir a buscar a la nena’ y vamos a jugar con ella... Mi hija se tranquilizó un poco, pero a la noche no podía dormir. Como se quería levantar, tuve que sacar las llaves de la puerta”, continuó su relato.

Tras una noche que parecía no presentar mayores inconvenientes que el nerviosismo de la joven, Laura expresó que, alrededor de las 7.15 de la mañana, la tía de Guadalupe Lucero fue a golpear a su puerta.

Me pregunta si mi hija había venido con la nena”, exclamó. Luego, contó que la tía de ‘Guada’ le dijo que su sobrina se había “perdido” y salió corriendo desesperadamente.

Pero ella, en ese momento, no se preocupó por la situación. “Mi marido vino a preguntarme quién se había perdido, pero yo le dije que la niñita (Guadalupe) seguro estaba jugando, porque en mi barrio jamás ha pasado nada”.

Sin embargo, con el transcurso de las horas, la mujer se dio cuenta que no se trataba solo de un juego.

Guadalupe Lucero.
Guadalupe Lucero.

“A la mañana siguiente, cuando mi marido se levanta, prende el televisor y lo primero que ve es la foto de Guadalupe… Ahí mi hija me volvió a decir ‘la señora mala me pegó y se la llevó’”, contó obnubilada.

A partir de aquel momento, Laura no sabía qué hacer. “Tenía que llevar a mi hija a la fonoaudióloga y fue ella quien me dijo que la llevara a la Policía, porque era a ella (a Sol) a quien le habían quitado la nena”.

Tras esto, Laura se acercó a la Comisaría 3° y realizó la denuncia el día 15 de junio por la mañana.

Guadalupe Lucero
Guadalupe Lucero Foto: Facebook

El relato de la joven discapacitada sobre la noche de la desaparición

“Ella dice que estaban jugando a la mancha en la placita. En la esquina la intercepta una señora que viene con un hombre en moto; y vienen tres motos más que se ponen alrededor.

Mi nena dice que la mujer se la quita y que Guadalupe empieza a gritar ‘¡Dejame, dejame!... ¡Mamá, mamá!’”, describió Laura.

Tras esto, la secuestradora le habría tapado la boca a la pequeña para que no grite y, según el relato de Laura, habría golpeado a su hija, tirándola al piso y propinándole un puntapié una vez que estuvo en el suelo.

“Mi hija lloraba también por un bebote que ella quería y que Guadalupe se estaba llevando debajo del brazo. Entonces, la mujer agarró el bebote por la cabeza, se lo tiró y le gritó ‘¡Andate a tu casa!’”, siguió relatando.

Laura contó, además, que sobre este episodio su hija “todo el tiempo lo recuerda y pregunta por Guadalupe”.

Guadalupe Lucero está desaparecida desde el 14 de junio de 2021.
Guadalupe Lucero está desaparecida desde el 14 de junio de 2021. Foto: @igonzalezprieto

El enojo por el mal manejo de la Policía de San Luis

Una semana después del hecho, Laura contó que fue a la Comisaría donde realizó la denuncia por Guadalupe y que los oficiales no la reconocieron. Tras esto, una oficial la llevó junto a su hija a declarar al Poder Judicial frente a una psicóloga.

Laura, tras una larga espera para que la atienda esta profesional, salió con mucho enojo del lugar, al igual que su hija, ya que la licenciada le había dicho en malos términos que a su hijano se le entendía nada”.

Tras este hecho, un allegado de Guadalupe fue a visitar a Laura a su casa, a proponerle hablar con otra profesional “de nivel nacional”, según expresó la mujer.

Allí, después de una entrevista, pudieron determinar que la joven discapacitada estaba facultada para declarar en Cámara Gesell y aportar a la causa. “Está al 100%, su hija sabe todo”, le había comentado la profesional.

Guadalupe Lucero.
Guadalupe Lucero. Foto: @SantiagoPeretti

Estas declaraciones son de suma importancia, ya que, de confirmarse esta versión, se estaría hablando claramente de que la causa de Guadalupe Lucero se trataría de un “rapto” o “secuestro” confirmado.