Monseñor Gabriel Barba, obispo de San Luis, encabezó el tradicional Tedeum por el Día de la Independencia. La misa se celebró en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, en la ciudad de Villa Mercedes. En su homilía destacó la importancia de la libertad para un pueblo y el rol que tuvo San Luis para lograr la independencia Argentina.

//Mirá también: 5.000 emprendedores puntanos serán beneficiados con créditos blandos de la provincia

“Nos encontramos a los pies de Nuestra Señora de la Merced, poniéndonos bajo su amparo. Como hijos necesitados de su bendición y protección”, relató en su mensaje.

“El pueblo argentino ha ido forjando su destino no solo con el ímpetu y audacia de sus patriotas junto al pueblo que los apoyaba, sino también lo ha hecho bajo la luz de la fe”, y agregó durante su homilía: “Hoy, 9 de Julio, estamos aquí reunidos para celebrar la libertad, el don más preciado de un pueblo”.

“La libertad gloriosa nació en Tucumán en aquel lejano 1816, cuando un puñado de hombres que representaban a las provincias unidas del sur, con valentía temeraria, decidieron por nosotros un destino, un lugar en el concierto de los pueblos”, añadió.

Al referirse al papel de San Luis en la gesta de la Independencia señaló que “Este compromiso significó ir a la guerra a luchar por lo que se había jurado, como bellamente lo dice Antonio Esteban Agüero en el poema que resume la épica puntana: ‘Y San Luis obediente respondía, ahorrando en la sed y la miseria’ y concluye: ‘y quedaron chiquillos y mujeres, solo mujeres con las caras serias, y las manos sin hombres esperando, en San Luis del venado y de las sierras”, según publicó El Diario .

//Mirá también: Ley Zonas Frías: más de 91 mil hogares sanluiseños serán beneficiados con reducciones de costo del gas

Con reverencia agradecida mencionó los nombres de los lugares en donde se juró la independencia “en la certeza de que hubo más, cuyo registro se ha perdido en el paso del tiempo. Cada uno marca una referencia comarcana, una memoria de vida, y una convicción de amor por la América libre. Ellos son: Piedra Blanca, Estancia Grande, Las Tapias, Suyuque, Guascara, Los Chañares, San Francisco, Río Seco (hoy Lujan), Quines, Saladillo, Paso Grande, Intihuasi, Paramillo, San Lorenzo, Renca, Santa Bárbara, Rincón del Carmen, Paso de abajo de Rio Quinto, Frontera de San Lorenzo, El Morro, La Punilla, Estancia Grande, Rincón del Carmen, San Luis, y Punta de Agua”, dijo.

“El Congreso de Tucumán fue el gran congreso, el magno congreso. Y ha sido el más religioso que hemos tenido, no es eso un dato menor. Del congreso participó lo mejor del virreinato”, concluyó.