El fin de semana controlaron que todos los bares y restaurantes de la provincia cumplan con los protocolos establecidos por el Comité de Crisis.


El distanciamiento mínimo de 2 metros, la trazabilidad de las personas que ingresan a los comercios, el uso del kit de higiene y del tapaboca, y personal para los sanitarios, fueron parte de las medidas controladas este sábado por el jefe del Programa Defensa del Consumidor, Alberto Montiel Díaz, junto a dos inspectoras del área, en un local mayorista y en diferentes sucursales de una cadena de supermercados.

“Estas son algunas de las inspecciones que hemos intensificado desde ayer en todos los comercios que funcionan bajo protocolos, en este caso, en ‘Maxiconsumo’, encontramos que llevan perfectamente el registro de trazabilidad, alcohol en gel distribuido por todo el sector, una muy buena señalización para lograr el distanciamiento, control permanente en el sector de baños y el comedor de los empleados con separadores de vidrio”, describió Montiel Díaz al terminar la primera visita realizada esta mañana.

El funcionario recorrió las instalaciones junto al gerente, de dicha empresa, Eduardo Luna, quien destacó que el comportamiento de la gente que asiste a comprar se diferencia entre los que comprenden y respetan las exigencias de los protocolos y quienes se enojan porque tienen que esperar, para no sobrepasar la capacidad permitida.

Más tarde, Montiel Díaz inspeccionó diferentes sucursales del supermercado Aiello de la ciudad de San Luis, donde labró cuatro actas de infracción por diferentes fallas, entre ellas, la falta de alcohol en gel o en cantidad suficiente para los clientes, la no señalización, en la zona de cajas, para que las personas mantengan el distanciamiento social preventivo, y el registro de trazabilidad incompleto.




Comentarios