El propietario del motel Eros de la ciudad de San Luis, Sebastián Testa, en declaraciones a El Chorrillero explicó que la razón por la cual el sector no fue habilitado se debe a que el Comité de Crisis dice que "no podemos llevar una trazabilidad del todo transparente".

Aseguró que "están fundidos" porque hace cuatro meses que permanecen sin trabajar.

En la provincia son 14 los albergues transitorios que dan empleo a más de 300 personas.

"Por nuestra propia actividad, secamos la ropa con calor y la desinfectamos con lavandina. Por eso el absurdo y enojo de que hayan habilitado otras actividades. Tenemos una deuda abultadísima en todos los establecimientos", sostuvo.

Testa señaló que una de las medidas en caso de ser habilitados será pedir DNI o colocar en el ingreso de cada motel un dispositivo lector de los documentos. La información "queda archivada" en una base de datos y en caso de que las autoridades lo requieran por la aparición de un caso de coronavirus en la provincia podrán solicitarla.