El pedido fue solicitado a partir de las dudas que la familia planteó.


La realización de una nueva autopsia fue uno de los pedidos de Gustavo Otegui, el abogado de la familia del menor. También requirió que la justicia separe de la investigación a los efectivos de la Comisaría del Menor que trabajaron la noche en la que el menor fue encontrado sin vida en una celda.

El pedido apuntó una “evidente parcialidad y pasividad policial”.

F.G.M tenía 16 años y el 24 de abril apareció muerto en una celda de la Comisaría del Menor. Ese día había sido detenido en la puerta de su casa. Su muerte fue informada por la Policía como un “suicidio”.

En la información oficial, la Policía dijo que lo habían detenido por una situciaón de robo y que el menor tenía dos cuchillos en su poder. Pero cuando Sandra Bravo fue a buscar a su hijo, le dijeron que habia violado la cuarentena y por eso estaba ahi. La versión nunca fue aceptada por la familia.

La autopsia nunca fue filmada ni fotografiada, es por eso que ahora Otegui exige que una nueva sea concretada. En esa línea, se informó que el expediente tampoco cuenta con imagenes que muestren al menor tras ser hallado sin vida, ni del lugar ni de su vestimenta.




Comentarios