Es un traumatólogo que asitió a una cirugía. Estaba aislado tras su regreso de Chile. También demandaron a la clínica.


Durante una conferencia de prensa el martes por la noche, el gobernador Alberto Rodríguez Saá confirmó que denunciaron penalmente a un traumatólogo y la clínica en la que trabaja porque rompió la cuarentena para asistir a una cirugía.

Hay personas que no toman en serio el tema sobre el que estamos hablando”, dijo el mandatario puntano y acto seguido afirmó que “se radicó una denuncia penal en el Juzgado N° 2 de la Primera Circunscripción Judicial, por la posible comisión del delito contemplado en el artículo 205 del Código Penal”, que indica: “Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

La presentación judicial recayó “sobre el doctor Martín Foncueva, médico traumatólogo, y contra el Sanatorio Rivadavia, adonde el profesional habría concurrido para realizar una intervención quirúrgica, cuando debía cumplir con el periodo de cuarentena, ya que poco antes había arribado a la provincia procedente de Chile, país que está considerado como zona de riesgo”, detalló Rodríguez Saá.

En su alocución, el gobernador sostuvo que “Foncueva había sido advertido por la ministra de Salud (Silvia Sosa Araujo) de su obligación, conforme a lo solicitado por el Ministerio del Interior de la Nación; es su obligación y por su condición de médico es doble, por lo que no podemos dejar pasar por alto esto, lo mismo con la clínica, que supongo hará su descargo, pero definitivamente no se puede actuar así”, remarcó.


En esta nota:

Coronavirus Salud


Comentarios