Además le hacen los descuentos por ser un buen contribuyente que está al día con el impuesto inmobiliario.


Mientras el gobierno de San Luis aumentó en promedio el 61% los impuestos, trascendió que el gobernador Alberto Rodríguez Saá abona la irrisoria cifra de $1.651,03 bimestrales (sin tener en cuenta beneficios por estar al día, entre otros) por una residencia que está valuada en unos $100.000.000.

Según publicó el portal El Chorrillero, el gobernador puntano posee una propiedad de 468 hectáreas en lo alto de la localidad de El Durazno. Allí está emplazada la mansión Los Peñitos por la que Rodríguez Saá paga impuesto como un contribuyente más.

De acuerdo a la publicación del portal de noticias de San Luis, en 2019 el mandatario provincial recibió un boleto anual de $8211,65 en concepto de impuesto inmobiliario rural, pero como el pagó de contado tiene beneficios, le descontaron $711,82 por lo que la cifra final que abonó fue de $7.499,83.




Comentarios