Emma es una sanjuanina que tiene 2 años y su vida y la de su familia cambiaron rotundamente de un día para otro. En un principio pensaban que era sólo un estrabismo en sus ojos, pero la dura realidad fue que se trató de un tumor no operable cercano al cerebelo.

En diálogo con Diario Huarpe, su abuela Celina Cerezo contó que todo comenzó en julio de 2021, cuando los papás de la pequeña se dieron cuenta que a su hija de un año se le había despertado un estrabismo en los ojos. Cuando consultaron con un oculista, éste les indicó que fueran con un neurólogo, sin embargo, se demoraron en solicitar el turno “porque en San Juan son pocos y la obra social no ayudaba”, explicó.

Fue en febrero del 2022 cuando al fin pudieron pagar un turno y, el especialista le indicó una resonancia que pudieron hacerla recién la semana pasada en el Hospital Dr. Guillermo Rawson. Fue el jueves 7 de abril por la noche cuando el neurólogo les llamó para pedirles que fueran al otro día al centro médico. Si bien no era alentador el llamado, los papás de Emma no se imaginaron lo que vendría.

Allí fue cuando les dijeron que en realidad el problema de Emma sucedía por un tumor en el tronco encefálico que no se puede operar debido al lugar donde está alojado. Si ellos introducen una aguja para sacar una muestra, podrían provocarle la muerte en el mismo instante. Lo único que pueden hacer es radioterapia, con la cual sí se podría reducir o eliminar el tumor, en el mejor de los casos. “Después de eso no habría otra cosa para hacer porque está pegado al cerebelo, no se puede tocar”, sostuvo la abuela de la nena.

Por otro lado, continuarán haciéndole estudios. El último lunes internaron a la niña en el sector de oncología pediátrica del hospital Rawson y ya mandaron los estudios al Garrahan para obtener una respuesta y una recomendación del personal médico que trabaja ahí. “La obra social Salus cubre muy poco, no es buena”, reveló la abuela, quien además aseguró que no tienen donde ir en un caso de urgencia porque sí o sí deben asistir al hospital o pagar consultas particulares.

Ante esta situación, vecinos y familiares comenzaron con una colecta de dinero para poder costear todos los estudios y también el tratamiento. Mientras tanto, también se pidieron cadenas de oración para rezar por ella y pedir que le hagan efecto los tratamientos. “No lo esperábamos porque ella es la chiquitita, la dulce, la amorosa. En el barrio están todos con mucha tristeza porque ella sale a la calle y saluda a todo el mundo, conversa, le encantan los animales, es compañera. A nosotros esto nos tiene destruidos”, concluyó Celina. Para ayudar, CVU: 0000003100057206262044 a nombre de Ruth Florencia Rojas y una cuenta de Mercado Pago con Alias danza.usas.anota.mp y CUIT / CUIL: 27405917772.