Aunque en un principio se creyó que se trataba de un robo seguido de muerte, el crimen del subcomisario asesinado en San Juan dio un giro inesperado y sorpresivo en las últimas horas. Ahora la investigación apunta al hijo de Miguel Ángel Carabajal, el funcionario policial que fue hallado sin vida en su casa y con dos heridas cortantes en el pecho. El joven, de apenas 21 años, ya se encuentra detenido.

Fuentes judiciales revelaron a Telesol Diario que el hijo del subcomisario fue aprehendido este viernes tras allanar una vivienda de Villa Hipódromo, departamento Rawson. Hasta allí llegó el fiscal Iván Grassi, a cargo de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Especiales, y un grupo de policías de la Sección Homicidios de la Brigada de Investigaciones.

Si bien no hay una hipótesis clara sobre el crimen, el chico aparece como principal sospechoso por las incongruencias en relación al testimonio que dio a la policía y otros indicios fundamentales que fueron claves para su detención.

Todo parece indicar que el joven mintió respecto a su declaración y otros detalles. Por ejemplo, dijo que el día del crimen se encontraba en Salta y recién viajó a San Juan cuando se enteró del crimen de su padre. Sin embargo, esto no fue así y quedó comprometido.

En este contexto, se manejan dos móviles respecto al crimen: por un lado, una cuestión económica y un posible robo de dinero a la víctima; y por otro lado, problemas familiares.

Cabe destacar a Carabajal lo hallaron tendido sobre su cama y con dos heridas de arma blanca en la zona del pecho, lo cual le habría provocado la muerte inmediata. Por otro lado, fuentes cercanas a la Policía Federal expresaron que en el domicilio no se encontró desorden, por lo que si robaron algo lo hicieron de manera muy discreta.