Ángel Grossi es un sanjuanino de 34 años que hasta hace poco tiempo trabajaba como empleado legislativo en la provincia y que decidió dejar atrás la rutina cotidiana para emprender nuevos desafíos. De esta manera, junto a tres jóvenes más de otras partes del país decidieron comenzar una recorrida a pie por Latinoamérica y así formar el grupo “Mochilas Solidarias”. Su meta es recorrer 8.700 kilómetros en dos o tres años.

//Mirá también: El joven con discapacidad de Valle Fértil que la rompe en la radio y sueña con entrevistar a Gallardo

Ángel comparte la travesía con Karen Sosa, ex empleada municipal de 31 años de Buenos Aires, Rodrigo Fernández, estudiante de enfermería de 23 años de Chaco y Ezequiel Juani, ex despachante de aduana de 38 años, también de Buenos Aires. Los cuatro partieron con la mochila en sus hombros, y, según explicó el sanjuanino a Diario La Provincia SJ, “nos conocimos en un voluntariado en Miramar. Allí surgió la idea de hacer una travesía solidaria que tiene como punto de partida el kilómetro 0 en Córdoba y el punto de llegada la ciudad de México”.

En definitiva, decidieron hacer lo que les gusta, que es “viajar con mochila pero con un objetivo solidario que es dejar en cada ciudad o pueblo, algo de nosotros y también dejar algo de los ciudadanos que nos apoyan, que por ahí se sienten identificados con nosotros y les gustaría estar donde estamos pero no pueden”. La finalidad de la travesía solidaria no solo es la superación personal y la supervivencia ante nuevos desafíos, sino también poder conocer la cultura de cada pueblo que les toque atravesar. Pero no solo eso, sino que también quieren realizar acciones solidarias en las zonas más vulnerables por medio de donaciones y de trabajos voluntarios.

//Mirá también: Con estrictos protocolos, San Juan se prepara para un fin de semana turístico

“Las redes nuestras han crecido muchísimo, la gente para y nos dice ‘qué necesitamos para sobrellevar lo que pasa, para mirar el mundo con otra perspectiva’. Nos manejamos caminando, con mochilas en la espalda, donde nos agarra la noche nos quedamos. La gente nos ayuda con plato de comida, palabra de aliento”, contó Ángel, y luego agregó: “Por cada pueblo siempre dejamos algo dese barrer una plaza o pintar algo en mal estado con donaciones que la gente nos hace llegar, alimentos no perecederos”. Finalmente, el sanjuanino concluyó que “se trata de ayudar en cada ciudad donde pasemos de acá a México, es unir a América Latina con todo lo que nos está pasando siempre cuidándonos del virus”.