En un juicio abreviado, Matías Carrizo, el policía de la Federal acusado de tenencia y distribución de pornografía infantil, reconoció su culpa y aceptó una pena de tres años en prisión en suspenso, por lo que no irá preso.

Según publicó Diario de Cuyo, durante la audiencia de formalización, el abogado defensor, Maximiliano Páez Delgado, le pidió al juez de Garantías Federico Rodríguez que se realizara un juicio abreviado y éste aceptó. Fue en el juicio que Carrizo aceptó su culpa, por lo que se le terminó aplicando esa pena.

Carrizo se desempeñaba como jefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía Federal y además es hijo del comisario mayor Silvio Carrizo, quien está al mando de la Agencia Regional Federal Cuyo.

La orden de captura contra Carrizo se libró el fin de semana y el pasado domingo el policía se presentó voluntariamente en la fiscalía y se entregó. La Policía sanjuanina con personal de la UFI del Centro ANIVI realizaron el procedimiento en la casa de Carrizo en la zona de Pie de Palo en Caucete, donde secuestraron computadoras, celulares y soportes informáticos para su análisis.

Cabe destacar que horas después de que saliera a la luz el caso, desde la Policía Federal Argentina publicaron un duro comunicado. En el texto explicaron que " el mencionado ha sido separado inmediatamente de la fuerza, cambiando su situación de revista y tomando intervención la Superintendencia de Asuntos Internos e Inspectoría General” y manifestaron que “esta institución desde el primer momento se puso a disposición del doctor Roberto Mallea Marcucci”.