Una fuerte discusión a plena luz del día terminó con un brutal crimen en el interior del Lote Hogar 12, ubicado en el departamento sanjuanino de Pocito. Una mujer, identificada como Gabriela Núñez, mató de un ladrillazo a su expareja en la vereda de su casa. La víctima, Gonzalo Martínez, de 25 años, murió en el acto pese a los intentos del personal de la ambulancia por reanimarlo.

//Mirá también: Desgarrador testimonio del sobreviviente del accidente mortal en San Juan: “¿Ahora quién me la devuelve?”

Según publicó Diario de Cuyo, todo ocurrió el sábado a las 7.40 de la mañana. Los primeros efectivos policiales que llegaron a la vivienda y se encontraron con la mujer comentaron que “estaba muy tranquila”. “Discutimos, me pegó y le tiré el ladrillo”, les dijo Núñez, apenas se toparon con el cadáver.

La joven de 28 años confesó ser la autora del crimen, pero señaló que su intención no fue causarle la muerte, que solo arrojó el ladrillo como respuesta a una agresión que había sufrido antes. Los pesquisas, por su parte, informaron que la mujer tenía marcas en el cuello que iban a analizar después.

Los investigadores creen que el muchacho se encontraba en la vivienda de su expareja y madre de sus hijos desde la madrugada. Sin embargo, desde el entorno de la víctima, señalaron que el joven había ido a la casa de su expareja porque era el cumpleaños de una de sus hijas. Su familia aseguró que Martínez había ido esa misma mañana porque a las 8 debía entrar a trabajar a una carnicería de Rawson.

//Mirá //Mirá también: Accidente mortal en Avenida de Circunvalación: motociclista murió tras chocar con un auto:

El caso está en plena investigación en la UFI Delitos Especiales, a cargo del fiscal Francisco Micheltorena. Los vecinos señalaron a Diario de Cuyo que en la vivienda donde vive Nuñez y sus hijos era comunes las “juntaderas”. “Esa casa es un desastre, hasta metían travestis”, afirmaron.

La familia de la víctima también apuntó contra la mujer. “Tenían un montón de problemas, nos cansamos de decirle que no viniera más. Ya antes ella hasta le había pateado la cabeza, es una loca. Siempre se pusieron denuncias, exposiciones, pero la Policía no hizo nada”, expresaron dos hermanos.