El pasado domingo por la madrugada ocurrió un sobredimensionado operativo policial por un robo al Banco Macro en San Juan. Con el correr de las horas, lo que podría haber sido un delito de grandes dimensiones, se diluyó y terminó siendo un joven de 16 años que había entrado al local bancario desarmado. Luego de ser detenido, el menor fue indagado por la jueza de Menores, quien decidió enviarlo al Instituto Nazario Benavidez para que se someta a un tratamiento de rehabilitación.

//Mirá también: El robo al banco que no fue: horas de tensión por un adolescente de 16 años

Según publicó Diario Huarpe, el menor declaró el lunes ante el Segundo Juzgado de Menores y posteriormente enviado a la institución para ser rehabilitado. El traslado ocurrió durante la misma mañana del lunes y se estima que permanecerá allí durante al menos 60 días, tal como estipulan los procedimientos para este tipo de casos.

El menor es conocido en el ambiente delictivo como “El Mudo”. Según informaron, tiene varias detenciones en su prontuario, aunque por su corta edad fue liberado y entregado a su madre en todas las oportunidades anteriores. De hecho, se conoció que solía actuar bajo la modalidad de robo en banda junto a otros menores.

En esta oportunidad, el juzgado actuante consideró que por este delito la situación ameritaba otro tipo de intervención. Por eso, la Justicia de Menores ordenó una evaluación integral de la Dirección de Adicciones. Una vez obtenido el resultado de dicha evaluación, indicaron, se decidirá cómo continuar.

//Mirá también: Desde el Arzobispado respondieron sobre la denuncia de la supuesta compra fraudulenta

Si los especialistas evalúan que el menor deba realizar un tratamiento de rehabilitación, se deberá buscar un lugar adecuado para realizar la internación. Posiblemente y si la situación lo amerita, la jueza podría dictar el auto de responsabilidad antes de los primeros 60 días para que el joven delincuente quede internado por un año o más hasta que cumpla la mayoría de edad.