En 1982 fue detenido por delitos de robo y hurtos. Cuatro años después cayó por al menos ocho causas: hurto, estafas reiteradas y adulteración de documentos públicos, entre otros. Ahora, el sujeto que fue identificado como Carlos Washington Villarruel, de 53 años, fue aprehendido por arrebatar un celular en pleno centro sanjuanino. Esta vez fue condenado y deberá pasar once meses en prisión.

//Mirá también: Revelaron la identidad de los dos sanjuaninos involucrados en el secuestro de 800 kg de droga

El caso fue contado por el diario Tiempo de San Juan, después de que el delincuente se aprovechó de una mujer para robarle el teléfono en avenida Libertador y General Acha. La maniobra no pasó desapercibida por las personas que pasaban por el lugar, quienes no dudaron en correr para detenerlo. El sujeto casi terminó linchado. Lo salvó la Policía de Capital que, tras un llamado al 911, apareció en el lugar y se lo llevó detenido.

Cuando los efectivos corroboraron su identidad, saltó un frondoso prontuario que incluye delitos como robo y hurtos. Desde la década del ´80 hacía de las suyas. En el año 2000 cayó por hurto calificado, tres años después por una causa de droga y hasta por portación de arma civil sin debida autorización y tentativa de homicidio. En 40 años fue condenado en 4 ocasiones.

//Mirá también: El prófugo sanjuanino de supuesta identidad falsa envió un audio desde la clandestinidad a los medios

Ahora, tras ser juzgado por el fuero de Flagrancia, el sujeto pasará 11 meses en el Servicio Penitenciario de Chimbas. El juez dejó en claro que no tendrá ningún beneficio excarcelable y recién podrá salir de prisión cuando cumpla la pena impuesta. Además, antes deberá cumplir los 14 días de aislamiento en el calabozo de la comisaría, para después ser trasladado al Penal de Chimbas.