Brenda Requena tenía 24 años cuando apareció descuartizada e incinerada en la localidad de Albardón, a 15 kilómetros del Gran San Juan. Su marido, Diego Álvarez, quien participó de la búsqueda e incluso dio testimonios en la televisión para pedir dato sobre su paradero, se convirtió en el principal sospechoso del macabro crimen. El testimonio de dos niños lo complicaron. Ahora, dos años después, buscará apelar a la “emoción violenta” para zafar de una dura condena.

//Mirá también: A un año del femicidio de Brenda: el dolor de una familia que vive con el “corazón roto”

El juicio comenzará el 31 de mayo en la Sala I de la Cámara Penal, integrada por los jueces Miguel Dávila Safe, Víctor Hugo Muñoz Carpino y Juan Bautista Bueno. La fiscal será Marcela Torres, mientras que Alejandro Castán y Alejandro Oliver Montilla se encargarán de la defensa del único acusado: intentando desligarlo del crimen o conseguir una rebaja del castigo.

Diego Álvarez, en los medios de televisión

Álvarez podría recibir la pena máxima, que es perpetua. El sujeto está procesado por homicidio doblemente agravado (por el vínculo y violencia de género) y también por las lesiones y la coacción contra el amante de su esposa, José Guajardo (26), quien en un principio apareció como sospechoso. Justamente este último hombre será el recurso del detenido para zafar de una condena.

Según publicó Diario de Cuyo, el jornalero está convencido de que el tribunal podrá atenuarle la pena por el shock que sufrió al sorprender a su esposa con otro hombre. Esto ocurrió en un descampado donde ambos residen, en la mañana del 11 de julio de 2019. Álvarez argumentará un “estado de emoción violenta” (una merma transitoria en la capacidad para entender el ilícito a causa de un fuerte desborde afectivo), planteo que ya fue rechazado por el juez que inicialmente investigó la causa.

La perversa escena que preparó el asesino de la joven sanjuanina

El juez Guillermo Adárvez descartó que el sujeto mató a su esposa en medio de un cuadro de emoción violenta y decidió procesarlo ese mismo 2019, señalando que el acusado venía sometiendo a Brenda a malos tratos por celos, porque no le permitía tener un teléfono y hasta le impedía salir de compras con sus propias hermanas.

//Mirá también: La cínica burla de un femicida a la familia de su víctima

El cuerpo de la joven mamá apareció una semana después de su desaparición. La autopsia reveló que su esposo la estranguló, la envolvió en un trozo de mebrana y la prendió fuego junto a neumáticos viejos.