Este año para Semana Santa, nuevamente no se podrá realizar la tradicional peregrinación hasta el paraje de la Difunta Correa. Será así el segundo año consecutivo en el que los devotos no podrán llegar a pie hasta el santuario ubicado en Caucete. Los motivos, lógicamente, tienen que ver con la pandemia de coronavirus que continúa condicionando las distintas actividades a lo largo y ancho del país.

De esta manera, desde este jueves 1 de abril se establecerá un estricto protocolo para los promesantes. Ya en 2020 se había blindado por completo el santuario de la difunta Deolinda Correa, lo que significó algo totalmente inédito ya que desde que se había construido el paraje, el mismo se había mantenido abierto todos los días y a cualquier hora.

Si bien entre Semana Santa de 2020 y la actualidad, algunas prevenciones se flexibilizaron para que los fieles pudiesen realizar turismo religioso de manera segura. Sin embargo, la cantidad de personas que se movilizan hasta el santuario para esta fecha es inconmensurable, por lo tanto se adoptaron nuevas medidas sanitarias.

Según el secretario de Seguridad, Carlos Munizaga, “Los efectivos policiales afectados al control van a verificar esa situación. Desde Santa Lucía se empezará a fiscalizar de manera constante el flujo de los vehículos y a Difunta Correa pueden ingresar hasta un tope de 500 autos cada 2 horas”. Además, quienes quieran llegar hasta el paraje, deberán solicitar el permiso en la página web del Ministerio de Turismo.

“Los controles de acceso al Paraje Difunta Correa comenzarán en Santa Lucía y estarán a cargo de la Policía de San Juan. Controlarán los permisos de turismo interno y tendrán a cargo el decomiso de bebidas alcohólicas. Luego, habrá otro control en el acceso general al paraje donde el cupo máximo de vehículos es de 500 por día con una capacidad de 40% de ocupación total”, informaron.

Además, agregaron que “el acceso al Santuario, a la Plazoleta del Promesante y las Escalinatas de subida y bajada contarán con un control especial ya que se podrá circular en un solo sentido y se hará sanitización constante en todo el predio y en los sanitarios. También contarán con una disociación especial para los residuos”. Cabe destacar que los devotos deberán usar tapabocas, alcohol en gel y garantizar el distanciamiento social.