A partir de octubre, la actualización del salario mínimo vital y móvil (SMVM) alcanza los 32 mil pesos, impactando de lleno en la cantidad de recursos que una familia necesita para acceder a los créditos que brinda el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) para construirse una casa. Los ingresos que se requieren con el nuevo valor asciende a 96 mil pesos, es decir, un 69,31% más en relación a los fondos que eran necesario sobre finales del año pasado.

//Mirá también: El IPV busca recuperar unas 200 casas por irregularidades y deudas

Según publicó Diario de Cuyo, este aumento alertó a las autoridades del IPV ya que podría significar complicaciones para los beneficiarios, ya que es más difícil que puedan contar con estos recursos y a la vez tener ahorros necesarios para encarar la construcción. Cabe destacar que el monto total del préstamo cubre el 80% del proyecto. De esta manera, la idea es poder aplicar algunos cambios luego de analizar en detalle el programa. Al día de la fecha, el crédito del IPV alcanza a los $5.285.396, mientras que las cuotas son de $18.662.

Marcelo Yornet, titular de la repartición, manifestó su preocupación ante el medio sanjuanino, sosteniendo que los nuevos valores “comienzan a presentar una limitante para aquellas personas que quieren acceder”. Además, advirtió que estos montos “no se pueden bajar, porque hay un mínimo necesario para el pago de la cuota, que es el 20 por ciento del total de los recursos”. De esta manera, para poder pagar un crédito de poco más de 5 millones de pesos a 30 años se requieren al menos tres SMVM. Así y todo, para que el IPV pueda seguir prestando recursos, el programa debería ser accesible y los beneficiarios poder cancelar su deuda.

//Mirá también: El IPV avanza contra los deudores del programa Operatoria Individual

La principal preocupación hoy en día “no es que las familias no cuenten con los recursos para pagar la cuota, sino que no tengan los fondos suficientes para llevar adelante el proyecto”, advirtió Yornet. Es que esta situación se da ya que el crédito otorgado por la repartición está previsto para el 80% de la obra, mientras que el otro 20% restante lo debe aportar el adjudicatario. De esta manera, además de tener que demostrar los 96.000 pesos de ingreso para acceder al préstamo, los beneficiarios deberán prever recursos propios por más de 1,3 millones de pesos para la ejecución en los 10 y 12 meses de plazo que están previstos por el programa. Para Yornet, “lo que no queremos es que queden obras inconclusas”, motivo por el cuál analizan detalladamente el sistema actual.