Una sanjuanina que tiene una colección de más de 700 muñecas causó furor luego de una nota publicada por Tiempo de San Juan. Es que Marina Baldis, lleva más de 25 años recolectando distintos tipos de muñecas entre las que se encuentran más de 200 Barbies, unas 400 Bratz y unas 100 Monster High. Todas estas líneas de muñecas son importadas y muy difíciles de conseguir para cualquier familia.

//Mirá también: Restituyen documento histórico que consagró gobernador de San Juan a Domingo F. Sarmiento

Según se pudo conocer, cada muñeca está clasificada y su coleccionista sabe exactamente donde está cada una y también qué accesorio llevan y demás detalles. Marina trabaja dando clases de química en una escuela de Pocito. Comenzó esta aventura de coleccionar en el año 1995 y hasta el día de hoy continúa con su tarea. Al principio, cuando la importación estaba liberada, las compraba en las jugueterías del país.

"Mis hijos son más de soltar, por suerte"Tiempo de San Juan

La coleccionista recordó aquella muñeca bailarina con la que comenzó todo: “En un viaje a Italia, yo era pequeña, mi mamá me compró una Barbie bailarina, con su tutú y todo, a mí me encantaba pero después la perdí”. Muchos años más tarde, pudo dar de nuevo con esa muñequita bailarina que hasta el día de hoy atesora como una de las más valiosas de su colección.

Las Bratz están guardadas en cajas, perfectamente limpias y vestidas.Tiempo de San Juan

Ella sabe que tiene algo muy valioso para muchas personas: “Tengo algunos compradores que están interesados pero todos del exterior”. Entre los cientos de personajes que tiene, uno puede ver a Marilyn Monroe, Cher, la Barbie Astronauta, Johnny Depp interpretando a Jack Sparrow y todos los personajes de “Mi bella dama”. Además, también tiene barbies caracterizadas con ropa de época desde los años 20′ hasta el 2015, todas con su outfit de cada momento histórico.

//Mirá también: Magalí Aciar, la sanjuanina de La Voz, inició una campaña solidaria para otro artista que vive en situación de calle

Ya desde hace algunos años, Marina hace las compras para su colección por internet. Cuando empezó con esta modalidad, comenzó a coleccionar las Bratz, caracterizadas por ser cabezonas y con piernas largas. Lo que más le impactó a la coleccionista fue que “se concentra todo en la expresión de sus caras y no tanto en el cuerpo”. Estas muñecas están guardadadas en cajas con ropa para cada una.