Luego del terremoto del 18 de enero del 2021, cuya magnitud fue de 6,4, científicos del Instituto de Geología Dr. Emiliano Pedro Aparicio (INGEO), del Instituto Geofísico y Sismológico Ing. Fernando Volponi (IGSV) y del Grupo de Sismotectónica (CIGEOBIO) se dedicaron a realizar distintas investigaciones sobre el sismo. Según publicó Diario La Provincia SJ, sumaron 10 estaciones sismológicas y analizarán los cambios en el interior de la Tierra.

El director del IGSV, Francisco Ruiz, afirmó que 10 estaciones sismológicas que estaban monitoreando el volcán Domuyo en Neuquén fueron traídas a San Juan el 21 de enero pasado. Por otro lado, se está trabajando en los datos para poder estudiar las réplicas en la Precordillera y desde esta semana se instalarán entre dos o tres estaciones por día.

En relación al área de Geodesia, lo que los científicos hicieron fue calcular la deformación superficial desde estaciones GNSS (Sistema global de navegación por satélite) ya que hay una red que monitorean con GPS desde el año 2013. Además, preparan una campaña para la remedición por lo que compraron un nuevo equipo para salir con 3 GNSS de precisión y así remedir los 20 puntos GNSS y verificar la deformación con precisión milimétrica.

Desde hace 21 años que el IGSV hace controles temporales de gravedad y en febrero próximo realizarán salidas para remedir con sus propios gravímetros automáticos y así verificar los cambios ocurridos en la gravedad de alta precisión y los cambios de masas al interior de la Tierra como consecuencia del terremoto.

Más allá de los terribles daños ocasionados por el movimiento telúrico de gran magnitud que se registró con epicentro en San Juan, éste será objeto de múltiples investigaciones científicas que permitirán entender más sobre este tipo de fenómenos que son muy frecuentes en la provincia y también en otras partes del mundo.