En diciembre de 2020 un homicidio conmocionó a San Juan. En aquél momento, una docente jubilada, identificada como Hilda Tobares, fue encontrada asesinada por varios puntazos en su casa de Chimbas. Según la investigación policial, el presunto autor del crimen fue el pizzero Jorge Barahona, quien quedó inmediatamente detenido y a disposición de la justicia.

//Mirá también: El prófugo sanjuanino de supuesta identidad falsa envió un audio desde la clandestinidad a los medios

Al poco tiempo de haber sido aprehendido, a Barahona se lo imputó por el delito de homicidio agravado. Finalmente, en junio de este año, el juez del Tercer Juzgado de Instrucción, Guillermo Adárvez, lo procesó por el delito de homicidio agravado por el vínculo y con prisión preventiva. De esta manera, el pizzero continuará detenido en el Servicio Penitenciario a la espera del juicio.

Ante este fallo, la doctora Filomena Noriega, quien defiende a Jorge Barahona, presentó la apelación en la justicia ya que su defendido asegura ser inocente y no haber cometido el crimen que se le imputa. Como la decisión fue aceptada, ahora es un tribunal superior quien estudiará la causa y tomará una decisión al respecto.

Según publicó Tiempo de San Juan haciéndose eco de fuentes policiales que trabajaron en la investigación del caso, el testigo crucial fue un vecino, quien asegura haber visto a Barahona salir de la vivienda en el momento posterior a que se descubriera el crimen. Según relató, el pizzero habría huido a toda velocidad en un auto que identificaron como “chico” y de “color oscuro”. Así fue como los efectivos, al investigar sobre esta pista, detuvieron a Barahona luego de allanar una vivienda en Santa Lucía y pudieron secuestrar el auto con el que habría huido, que sería un Fiat Mobi.

//Mirá también: Asesinaron a una mujer en San Juan: la apuñalaron 6 veces en el pecho

Al pizzero Barahona se lo acusa de haber mantenido una relación sentimental con Hilda Tobares. De hecho, ella lo habría presentado a una amiga suya como su pareja. El hombre, acusado del homicidio, trabajaba en una conocida pizzería del microcentro sanjuanino que está ubicada en la esquina de Libertador y Tucumán.