El inicio de la pandemia y el consiguiente aislamiento social, preventivo y obligatorio le bajaron la persiana hasta la fecha al turismo religioso en San Juan, que ni siquiera volvió a la actividad en el momento de mayor flexibilización de las restricciones, previo al brote de coronavirus registrado en Caucete que eventualmente derivó en la circulación comunitaria que en la actualidad atraviesa la provincia.

Durante el parate, que congeló el ingreso de numerosas familias que viven del rubro en la Difunta Correa o San Ceferino, por ejemplo, el gobierno brindó asistencia a los afectados y además puso en marcha una serie de capacitaciones destinadas a una eventual rehabilitación de la actividad.

Dicha reapertura podría tener lugar en los próximos días, de acuerdo a lo expresado por la ministra de Turismo y Cultura, Claudia Grynszpan, en declaraciones radiales en las que señaló que están evaluando autorizar la misma entre los día 19 y 23 de diciembre.

La funcionaria detalló que están ultimando los detalles del estricto protocolo sanitario que regirá la actividad. En el caso de del paraje Difunta Correa, la Fundación Vallecito, que gestiona el sitio de peregrinación, contará con la ayuda de una cooperativa de mujeres que realizará la limpieza del lugar siguiendo todas las recomendaciones sanitarias vigentes.

“Esta cooperativa será tomada por la fundación como proveedora principal para mantenimiento de baños, espacios verdes, cuidado de flora y espacios comunes. Para estas personas es un cambio importante. Antes trabajaban en forma precaria y ahora será en forma organizada”, detalló la funcionaria en diálogo con AM1020.

La titular de la cartera turística aclaró que se dispuso retirar la alcancía en el ingreso a los baños que tradicionalmente servía para recibir las propinas de quienes hacían la limpieza. Ahora, el trabajo estará a cargo de la cooperativa de mujeres de forma permanente y quien haga uso de los sanitarios no deberá abonar nada.

“Hemos cambiado y ofrecemos baños disponibles para todo el mundo con sistema controlado y sistemático. Antes los que cuidaban el baño no eran de la asociación sino que eran personas que se quedaban con esa alcancía. Ahora ya no”, aseguró Grynszpan.

Además de la Difunta Correa, analizan la reapertura de San Ceferino, para lo cual desde Turismo mantendrán un encuentro en las próximas horas con el intendente Cristian Andino.

Mientras tanto, en el paraje ultiman las obras de infraestructura y tareas en general. Además de la limpieza, están reorganizando los distintos espacios del espacio religioso y se puso en marcha una desinfección inédita.

Así, el lugar que año a año convoca a cientos de miles de fieles llegados de todas partes de Argentina y de países limítrofes, se prepara para ofrecer servicios seguros. Asimismo se está trabajando detalladamente en un estricto protocolo sanitario.

Esta iniciativa del Gobierno de la Provincia, a través de los ministerios de Turismo y Cultura y de Salud Pública, garantizará la aplicación de los protocolos de salud e higiene, además de generar confianza y seguridad tanto a turistas como a sanjuaninos que lleguen al lugar que desde hace más de 150 años alberga a esta expendida creencia popular.

Una vez que la actividad quede rehabilitada, se trabajará con cupos reducidos de asistentes, control de temperatura y un permiso especial obtenido previamente. En este marco, acotar la circulación de promesantes solo a ciertos sectores del paraje.