Haber encontrado sangre en el lugar donde apareció muerto el camionero Pedro Rubén Dimayo fue la principal razón por la que la Policía tildó de dudoso el deceso de este chofer de Buenos Aires. El hombre apareció muerto en Media Agua, Sarmiento. Fue encontrado ya sin vida por sus colegas, al lado del vehículo. Inmediatamente pidieron ayuda a la policía, que acudió al lugar rápidamente. El juez del Quinto Juzgado de Instrucción, Diego Sanz, pidió que se le haga una autopsia al cuerpo de Dimayo, lo que terminó revelando que el chofer falleció de causas naturales.

El domingo 15 de noviembre en la playa de estacionamiento de una estación de servicio, ubicada en ruta nacional 40 y ruta provincial 153, Sarmiento, el camionero empezó a sentirse mal. Los testigos afirman que vieron al hombre, de 65 años de edad, caminando alrededor del camión y allí habría sufrido un paro cardiorrespiratorio, consecuencia de una enfermedad. Las dudas nacieron porque en el interior de la cabina del camión los uniformados encontraron manchas de sangre, que ahora se sabe fueron producto de una hemorragia intestinal sufrida por Dimayo minutos previos a su muerte.

Un dato clave para los investigadores forenses fue el testimonio de un familiar, quien informó que el camionero ya había tenido una hemorragia por la boca. Los primeros estudios indicaron que el hombre murió por una falla multiorgánica producto de una hemorragia intestinal. Se le hicieron radioografías y se descartó que haya sufrido golpes o heridas.

Con la data del informe, se descartó una muerte violenta y se cerró el caso. Ahora el cuerpo deberá ser trasladado a Buenos Aires, con todos los protocolos vigentes por la pandemia de coronavirus.