Melany Anahí Castro falleció el pasado 3 de noviembre en los brazos de su padre luego de esperar doce horas en una clínica donde nunca la atendieron y los reiterados llamados de su familia al 107 para recibir asistencia ante los fuertes dolores abdominales que padecía la adolescente.

Sumidos en el dolor y la bronca, familiares, amigos y compañeros de la escuela de la joven fallecida, de apenas 18 años, marcharon por las calles céntricas para pedir Justicia por la evitable muerte de Melany.

"Basta de facturar, salven vidas", el mensaje destinado a la clínica en una de los carteles

Minutos antes de las 10 de la mañana, la marcha comenzó en la plaza 25 de Mayo para luego trasladarse hasta la Clínica Santa Clara, donde Melany permaneció 12 horas sin atención médica pese a los intensos dolores que sufría.

Allí, por respeto a los pacientes internados en el nosocomio, los manifestantes guardaron silencio. El tío de Melany, Carlos Castro, aseguró que las protestas se seguirán repitiendo "para que no le vuelva a pasar a otra chica", e invitaron a sumarse a quienes hayan sufrido "por el abandono y la mala atención de este lugar".

Los manifestantes apuntaron además a la responsabilidad de las autoridades

"Sé que hay muchas familias que pasaron por lo mismo que nosotros pero no denunciaron en su momento y lo dejaron pasar, los convoco a que todos sumemos nuestras fuerzas para luchar porque nunca más una personas sufra por la falta de atención médica de este clínica", añadió Castro en diálogo con Diario Huarpe.

Mientras tanto, los familiares pidieron la exhumación del cadáver para realizar la correspondiente autopsia que determine qué provocó realmente el deceso de la adolescente. Los restos de Melany, siguiendo los protocolos, fueron enterrados sin que la familia pudiese verlos, ya que el certificado de defunción asegura que la causa de muerte pudo ser por coronavirus, posibilidad que la familia desmiente rotundamente.