Momentos de tensión se vivieron en el barrio Manantiales, ubicado en Trinidad, cuando vecinos se autoconvocaron frente al edificio donde vive un hombre de 77 años, acusado de abusar de su nieta durante tres años, según el testimonio de la madre de la víctima, presente en el lugar.

La víctima, que actualmente tiene 11 años, se encuentra bajo tratamiento psicológico y sufre ataques de pánico ya que el abuelo la habría tenido amenazada para que no hablara, comprando además su silencio a través, de acuerdo a las declaraciones de la madre de la niña registradas en un video publicado por Tiempo de San Juan y que acompaña la nota.

Los vecinos quemaron gomas frente al monoblock donde reside el presunto abusador y destrozaron parte de su garaje pero no pudieron acceder a su departamento ya que se trata de un consorcio, el cual terminó con vidrios y ventanas rotas.

La madre, que asegura que la propia niña le contó que su abuelo la sometía desde hacía tres años, exige la intervención de la Justicia local a través del Centro de Abordaje Integral de Niños, Niñas y Adolescentes Víctimas (ANIVI), donde ya radicó tres denuncias. Incluso afirman que la nena pasó por la Cámara Gesell, donde ratificó los abusos, pero lo cierto que el hombre continúa en libertad.

Los vecinos acompañan el reclamo de la madre pero además temen porque el presunto violador pueda atacar alguno de los muchos niños que viven en el barrio. Por eso, pidieron por su detención o que al menos sea a algún hogar donde no sea una amenaza.

La tensa protesta finalizó con la llegada de la Policía, que pudo controlar la situación y dejó una guardia de efectivos en la puerta del edificio, ya que los vecinos aseguraron que volverían a manifestarse hasta tanto la Justicia actúe sobre el anciano.