La comisaría del barrio Grande tuvo que actuar en un tremendo hecho de violencia de género. Víctor Giro, un hombre de 33 años, le provocó un gran hematoma a su pareja porque se le trabó la cerradura de la puerta. El agresor, deberá enfrentarse a la justicia de flagrancia y la mujer contó que no es la primera vez que sufre este tipo de golpizas por parte de su pareja pero que es la primera vez que se animó a denunciarlo.

El hecho ocurrió cerca de las 9.30 del domingo 25 de octubre. La víctima, con un tremendo hematoma en la cabeza, fue hasta la dependencia policial de su barrio. Allí contó que había sido agredida por su pareja y relató detalladamente el calvario al que fue sometida luego de haber compartido unos tragos con otra pareja vecina. La mujer dijo que tras pasar una noche agradable decidió irse a su casa a las 8 AM. Una vez que llegó a la casa, entró a su habitación, cerró con llave y pasador para que los hijos más chicos la dejaran dormir.

La cerradura de la puerta de la habitación.

Al rato llega su pareja, Giro golpeó la puerta de la habitación para entrar, ella se levantó, sacando el pasador pero no podía sacar la llave porque la cerradura se había trabado. El agresor empezó a insultarla y a gritarle que le abriera, dándole patadas a la puerta, abriéndola violentamente, dandole el filo de la puerta en la frente, lo que le produjo al instante una gran inflamación. Después de romper la puerta, el hombre entró a la pieza y volvió a pegarle y a insultarla.

La denunciante dijo que no es la primera vez que es víctima de violencia de género, pero que nunca se animó a denunciarlo. Luego de este relato, personal policial se trasladó al domicilio. En la vivienda lograron detener a Giro. La fiscal de turno en flagrancia solicitó que se traslade a la víctima a la sede de la Comisaría para la Mujer para su resguardo, contención y el inicio de los correspondientes trámites legales. El aprehendido continuará en la comisaría 35° hasta que sea juzgado por flagrancia.