Los uniformados están a cargo de los controles vehiculares, de entrevistar a los ciudadanos, de los bloqueos barriales y la custodia en hoteles.


Con el inicio de la cuarentena estricta, los operativos de seguridad reforzados volvieron con todo. Según informaron, hay 5.000 efectivos policiales en las calles, quienes están a cargo de los controles vehiculares, de entrevistar a los ciudadanos, de los bloqueos barriales y de la custodia en hoteles a personas en aislamiento como así también a cargo de los controles en los edificios públicos. Hasta el momento, hubo 1.161 llamadas al 911 de ciudadanos que denunciaron incumplimientos (ya sea reuniones familiares o fiestas clandestinas).

El último parte de la Secretaría de Seguridad informó que se entrevistaron a 3.150 personas y se controlaron 1.428 vehículos. Hasta el momento, fueron detenidas 37 personas por no cumplir con el aislamiento y se multó a 72 infractores. Desde marzo a la actualidad, fueron detenidas 1.222 personas por no respetar las distintas fases de la cuarentena. En cuanto a las movilidades afectadas a la custodia de la provincia, son 200 móviles entre ellos de la Policía de San Juan, de la Federal y de Gendarmería.

Se entrevistaron a 3.150 personas en los controles.

“Necesitamos que la circulación esté reducida al máximo para evitar la propagación del virus”, dijo el secretario de Seguridad, Carlos Munisaga, en conferencia de prensa. También destacó el compromiso de los cauceteros con el aislamiento y aseguró el abastecimiento para todo el departamento en plena cuarentena estricta.

Por otro lado, informó detalles de los operativos de seguridad con los camioneros, que distingue entre transportistas residentes y no residentes y define también transportistas que están de paso.  “Siempre va a cumplir un aislamiento en el Estadio del Bicentenario hasta tanto tenga el resultado de los estudios que se le realicen. En cambio, el no residente que ingresa a cargar o descargar mercadería, tiene un protocolo de seguridad con un visado que permite que pueda llegar hasta el centro de transferencia previamente habilitado y controlado por personal policial e inspectores de la Secretaría de Transporte. Una vez realizada la carga o descarga, el transportista debe salir de la provincia, siendo monitoreado por el sistema de ingreso electrónico geo referenciado que se aplica en los tres corredores seguros”, concluyó. 




Comentarios