Poco a poco van volviendo las distintas actividades a San Juan debido al estatus sanitario de la provincia. Quedan en espera los boliches y los eventos sociales. Justamente los empresarios y trabajadores nucleados en esta última rama armaron un protocolo y se lo presentaron a las autoridades del Ministerio de Salud Pública para que se autoricen las fiestas nuevamente. Son varias las limitaciones, entre ellas que se prohibirán los bailes, que habrá un tope de cantidad de invitados y que las celebraciones no se extenderán hasta pasadas las 2AM, justamente con la intención de no alentar el baile.

Son varios los puntos destacados del protocolo, entre éstos uno que se relaciona con la capacidad de ocupación. Estará autorizado que que ingrese entre el 30% y el 40% de la capacidad del salón y habrá un límite de cantidad de invitados. Además, los organizadores del evento deben avisar a Salud Pública quienes los invitados, con nombre y apellido, número de teléfono y DNI (al igual que en el ingreso a los bares y restaurantes). Antes del ingreso al salón de eventos, habrá alcohol en gel, una alfombra desinfectante y también se les medirá la temperatura a los asistentes.

En cuanto a las mesas, se permitirá que se sienten 6 en las mesas de 10 y los respaldos de las sillas estarán a dos metros de distancia como mínimo. No habrá barra de bebidas, si alguien quiere un trago deberá pedirlo a un mozo. Lo que se busca con esto es desalentar el baile, que no estará autorizado. Las celebraciones tendrán punto final a las 2AM y el único permitido que esperan conseguir es que los novios puedan bailar el vals y la quinceañera con el padre.

Si Salud Pública los autoriza, los empresarios del sector dicen que en 45 días toda la maquinaria podrá estar funcionando. Son 3.600 las familias que dependen del sector, que viene sin poder facturar desde el inicio de la pandemia. Los que están en la misma situación son los bolicheros. A pesar de que presentaron un protocolo, para habilitar dicha actividad económica habrá que esperar un poco más. Anticiparon que si hay un retroceso en el status sanitario de la provincia, están dispuestos a dar marcha atrás y esperar nuevamente hasta que todo esté normalizado.