El caso ocurrió en San Juan. El violador acordó un juicio abreviado entre su abogado y la fiscalía.


Un violador sanjuanino acordó una pena de 10 años de prisión por haber manoseado y violado a su propia hija. Según publicó Tiempo de San Juan, el sujeto la obligaba a tomar pastillas anticonceptivas para que no se quedara embarazada producto de los ultrajes. Junto con su abogado y el fiscal de la Sala II de la Cámara Penal de San Juan, aceptó haber cometido el aberrante delito para evitar el juicio ordinario. 

El abusador es jornalero, tiene 44 años y está acusado de dos hechos con acceso carnal, agravados por el vínculo y corrupción de menores. Fue su esposa la que lo acusó, el 19 de febrero de 2019 cuando se enteró que su hija era sometida por el sujeto. Además, la madre de la joven también sufría violencia psicológica y física. La víctima tiene 14 años pero era abusada hace años y en Cámara Gesell relató cómo su padre la obligaba a tomar pastillas para no quedar embarazada. 

Según el relato de la menor, todo empezó con manoseos y en diciembre de 2018, su progenitor fue más allá con sus perversiones y la sometió mientras ella dormía. Al otro día, la volvió a violar cuando la chica estaba en su habitación. El hombre la amenazaba, le ofrecía dinero y distintos aparatos electrónicos para que ella no la denunciara. 

La defensa del violador y la fiscal Marcela Torres firmaron el acuerdo para que él tenga una condena de 10 años en el Servicio Penitenciario Provincial. Ahora será el juez Ernesto Kerman quien debe decidir si acepta el acuerdo de las partes. El magistrado tiene la facultad de negarse al arreglo y enviar al sujeto a juicio común o puede condenarlo a 10 años o menos, pero no podrá darle una condena mayor a la aceptada por el jornalero. La semana que viene se conocerá el veredicto.




Comentarios