Fue en San Juan. La víctima terminó con un disparo en la pierna y tuvo que ser trasladada al hospital.


Minutos dramáticos atravesó una familia sanjuanina cuando tres delincuentes se colaron por el fondo de su vivienda e intentaron atacarlos. El hecho sucedió el lunes por la noche en el departamento Chimbas. El padre de la propietaria del domicilio se encontraba en el lugar de casualidad y terminó baleado, afortunadamente sin gravedad. “Me tiré al piso para que no me mataran”, contó la víctima, Jorge Soria.

Todo ocurrió cuando el hombre estaba en la casa de su hija, a la que va a visitar todos los días para darle de comer a sus animales. Todo estaba bien hasta que a las 22 empezó a sentir ruidos en el fondo de la vivienda. El hombre se dirigió hacia el lugar para ver qué pasaba y fue entonces cuando se topó con los delincuentes que intentaban llevarse una garrafa. Los mismos sujetos también habían abierto el utilitario de su yerno, de donde sustrajeron de una campera unos $8.500.

“Salimos con mi yerno a mirar para el fondo, pero le dije que se metiera a la casa porque estaba sola mi hija con las nenas (de 11 y 5 años). Habré caminado un par de metros cuando siento un estruendo y se me adormece la pierna. Me levanté el pantalón y cuando vi la sangre me di cuenta que me habían pegado un tiro”, contó. Y continuó: “Cuando me di cuenta que era un tiro ni la dudé, adolorido como estaba me tiré al suelo. Cuando sonaron los otros tres, por dentro pensé ‘me hicieron p…’. Me quedé como 10 minutos ahí tirado, menos mal que no me dieron”.

En ese entonces empezaron los llantos y gritos de sus familiares pidiendo auxilio. El hombre, un trabajador municipal que por su edad estaba sin cumplir labores, tenía la pierna ensangrentada. De inmediato fue trasladado al Servicio de Urgencias del Hospital Rawson. “Me dolía un montón y perdía mucha sangre. Pero menos mal que ha pasado sin tocar nada, si te pega en el hueso te lo quiebra”, expresó a Diario de Cuyo.

Soria afirmó que nunca vio el rostro de los ladrones. Sólo agradeció por estar vivo y contó que el episodio no terminó en tragedia porque el plomo entró y salió de su pierna. “Yo sentí bulla pero no me dio tiempo ni a mirar. El médico que me curó me dijo que me han tirado de cerquita, como a 3 metros de distancia”, agregó.




Comentarios