A tres semanas del brutal crimen de Brenda Requena, la mujer sanjuanina que apareció descuartizada y carbonizada en la localidad de Campo Afuera, Albardón, su marido y principal sospechoso fue enviado al Servicio Penitenciario. Diego Álvarez estaba detenido en la Central de Policía pero este viernes, después de presentarse en Tribunales, fue trasladado a la cárcel de Chimbas por disposición del juez Guillermo Adárvez.

El esposo y padre de los dos hijos de Brenda permaneció unas cinco horas en Tribunales. Por una cuestión de tiempo no prestó declaración y se prevé que sea citado a indagatoria el próximo lunes, según indicaron fuentes oficiales a Tiempo de San Juan. Además, durante su visita al palacio de Justicia, su abogado defensor solicitó que se leyeran las pruebas que hay en su contra y figuran en el expediente de la causa.

Álvarez fue la última persona que vio con vida a la joven, el jueves 11 de julio en una zona descampada del departamento Albardón. Aquel día su marido denunció en la Policía la desaparición de su esposa que, según su testimonio, había escapado al campo después de descubrirla con otro hombre. A la semana apareció un cuerpo carbonizado y desmembrado que días después se comprobó que pertenecía a Brenda.

El sujeto ya estaba preso por causarle lesiones al supuesto amante de su esposa, de apellido Guajardo. Sin embargo, con el hallazgo del cadáver y la declaración de dos adolescentes, quienes dijeron haberlo visto en la misma zona "quemando algo", su situación se complicó. De comprobarse su responsabilidad en el brutal crimen de la mujer albardonera podría recibir perpetua.