Ocurrió en San Juan. Jonás Alejo Brizuela, tenía 12 años y se pegó en la cabeza. 


Este domingo se vivieron momentos de mucho dolor en la escuela Fonseca, sobre calle 25 de Mayo, en la Capital sanjuanina. Es que ahí cursaba su clases, Jonás Alejo Brizuela, el nene de 12 años que sufrió un accidente mientras jugaba a la pelota y murió. Todos los chicos del establecimiento público, se presentaron con sus guardapolvos y se pararon en la puerta para ver pasar al cortejo fúnebre.

Alejo estaba jugando a la pelota en una esquina de su barrio, el Ferroviario, más conocido en la provincia como “Villa la puñalada”. El pequeño estaba con dos amigos más, informó Diario de Cuyo. De repente, comenzó a sufrir convulsiones, cayó desplomado al piso y se pegó en la cabeza con el cordón cuneta. Los vecinos hicieron todos los intentos para salvarlo y lo llevaron a Urgencias del Hospital Guillermo Rawson, pero el nene ya estaba fallecido.

 El cortejo fúnebre partió de la casa del nene, en la “Villa la Puñalada” y pasó por la puerta de la escuela donde se vivían momentos de dolor entre compañeros de Jonás, familiares y docentes de la institución. Todos despidieron a Jonás de “punta en blanco” con sus guardapolvos y banderas al costado de la calle. El sepelio del niño fue en el Cementerio de las Chacritas, en la localidad de 9 de Julio, al Este de la provincia.

Todos de “punta en blanco”, así despidieron los restos de Jonás Brizuela.




Comentarios