Tras una denuncia ante la Fiscalía del Primer Turno que notificaba irregularidades en un establecimiento que estaba funcionando como geriátrico sin cumplir autorizaciones, se comenzó una investigación y un allanamiento en la jornada del viernes.

Debido a esto Oscar Gieco, fiscal a cargo, constato en el lugar que se encontraban 10 adultos mayores de más de 80 años de edad

Los denunciantes se refirieron a un presunto abandono de persona a los residentes del lugar, ellos expresaron “denunciamos que la situación en la que vivían estos ancianos era deplorable, falta de comida, higiene y una mala atención hacia los abuelos”

Notificado esto, se autorizó el allanamiento del lugar dándose el pasado viernes 9 en horas del mediodía y que duro hasta el anochecer de la jornada.

Mariano Pispieiro, fue el médico forense a cargo, quien constató la situación en que se encontraban los residentes que habitaban allí. Una de las faltas más grave a la salud fue la ausencia de un médico de cabecera y dietista para administrar las comidas de los ancianos.

En el lugar se constataron varios residentes con bajo peso y además se comprobó que el alimento que había en el lugar era insuficiente para abastecer a 10 personas.

Constatado esto, la jueza Rosana Chevalier ordenó la clausura del lugar y la evacuación y reorganización de los abuelos en diferentes geriátricos de San Francisco.

Oscar Gieco, fiscal del caso, informo que el responsable del lugar seguramente será imputado por “abandono de persona”