Los habitantes de Los Toldos, el pueblo ubicado en el extremo norte de Salta, están cansados de vivir aislados, y de encontrar cada vez más complicaciones a la hora de viajar. Desde hace años tiene que ir hasta localidad boliviana de Bermejo para luego ingresar al territorio nacional. La ruta provincial 7, que en el 2020 el gobernador Gustavo Saénz inauguró con bombos y platillos, está intransitable por la lluvia.

El lunes pasado, alrededor de 500 familias toldeñas encabezaron una movilización para pedir una solución a su problemática. Las restricciones por la pandemia profundizaron más el estado de aislamiento que soportan desde hace años por la falta de caminos. Piden una medida de excepción que les permita circular legalmente por territorio boliviano para llegar a Bermejo, cruzar a Aguas Blancas y desde allí a la ciudad de Orán, donde deben cumplir con los trámites que impone la burocracia estatal.

Dino Flores, poblador del lugar, en contacto con El Tribuno solicitó que las autoridades provinciales o federales gestionen un salvoconducto para las personas que tengan domicilio en Los Toldos y que por motivos excepcionales deban transitar por la ruta boliviana para llegar a Orán. Al respecto se supo que el gobernador Gustavo Sáenz gestiona con autoridades nacionales un cordón sanitario que eximirá del PCR y que garantizará que no se bajan en ningún lado y entren de nuevo al país.