Una tragedia sacudió a Iruya durante el fin de semana, cuando encontraron el cuerpo de una joven docente en las alturas. Celeste de los Ríos salió de la escuela Fray Bartolomé de las Casas en la tarde del jueves sin reportar su salida en los libros de la escuela ni dar aviso a la directora.

Pasadas las 15 horas del mismo día se notó su ausencia, y la mañana siguiente no había regresado. Según un amigo de la docente, no había llegado la noche anterior a su destino. Tras esta información, el personal del destacamento Iruya se movilizó para recorrer el peligroso camino que debió tomar la joven, el cual cuenta con vientos aterradores, precipicios y deslizamientos continuos.

Escuela Fray Bartolomé de las Casas, en Iruya, Salta.Google Maps

Los policías encontraron el cuerpo sin vida de la docente en la noche del viernes, e intervino entonces el grupo Operativo de Rescate de Alta Montaña de los Bomberos de la Provincia. Se había desbarrancado en el camino que separa el poblado de la escuela Fray Bartolomé de las Casas N.º 4.236, del paraje Sala Esculla.

Celeste era profesora de educación física, tenía 42 años y un hijo de 18. Como se supo en la noche de ayer según el medio El Tribuno, antes de descender desde el paraje le envió un mensaje a su hijo, el cual esclarecía su razón para este descenso apresurado: tenía pensado aplicarse la vacuna contra el coronavirus y realizar otros trámites personales, pero no quería esperar hasta el lunes, día en el que el agente sanitario iba a llevar la vacuna hasta la escuela.

El cerro donde ocurrió el accidente es conocido como 79 curvas, un lugar extremadamente peligroso, donde la habría agarrado un temporal de viento y agua nieve. Fue diagnosticada con traumatismo torácico abdominal y fractura cervical como causa de muerte. Tenía planes de dejar de trabajar en la escuela rural Ray Bartolomé de las Casas para reubicarse más cerca de su familia.