El gigante internacional que revolucionó el transporte interurbano, Uber, desembarcó en la provincia de Salta durante el 2020 rodeado de la habitual polémica que suele levantar cada vez que lleva sus operaciones a una nueva ciudad.

Hace algunos días la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) interpuso una maniobra judicial para impedir la llegada de Uber a Salta. Afirman que si la empresa quiere funcionar en Salta debe ajustarse a la regulación de las leyes vigentes a nivel municipal y provincial.

“El año pasado representantes de Uber salieron en varios medios anunciando que desde noviembre desembarcaban en Salta e iba estar disponible la descarga de la app. Como consecuencia solicitamos que se haga lugar a la medida cautelar planteada oportunamente”, había explicado en su momento Gustavo Serralta, titular del organismo de control.

Lo cierto es que, a pesar de no encontrarse todavía habilitada, la aplicación ya comenzó a funcionar en Salta, despertando el enojo de taxistas y remiseros. Serralta indicó que en un principio las operaciones de Uber consistían en servicios de mensajería y traslado de paquetes, pero que desde este año sumaron el servicio de traslado de pasajeros.

Teniendo en cuenta la ausencia de una habilitación para funcionar, la AMT se abocó a la tarea de detectar los automóviles que trabajan con la aplicación. De momento, según consigna FM Profesional, lograron detectar ocho automóviles trabajando con Uber. Todos fueron secuestrados y se les aplicaron multas que en algunos casos superan los 65 mil pesos por funcionar sin habilitación.