Días atrás se hizo conocido en Salta el caso de una joven de 17 años casada con un hombre de 70, luego de que él quedara detenido tras una denuncia de violencia. Especialmente, la situación se hizo noticia, puesto que Salta es una de las provincias argentinas con mayor cantidad de casos de matrimonio de menores o adolescentes.

El Observatorio de Violencia contra las Mujeres vincula esta realidad con las maternidades a temprana edad, así como también la violencia de género, el abandono escolar y el rol asignado a las mujeres en nuestra sociedad. Según registros del 2017, el 1,7 % de la población casada o en convivencia de la ciudad de Salta corresponde a mujeres de entre 14 y 20 años.

En la región noroeste, la cantidad de casamientos o uniones en esta etapa de la vida es el más elevado, algo preocupante cuando se puede ver que la medida establecida es del 1 %. Además, en las provincias cercanas a Salta el porcentaje es marcadamente menor: por ejemplo, en el conglomerado Jujuy, Palpalá tiene un porcentaje del 0,1 %.

Estos números se relacionan directamente con la violencia de género, las maternidades tempranas y el abandono escolar.Imagen ilustrativa

Un estudio más reciente del Observatorio, del 2019, consta que el porcentaje de mujeres casadas, unidas o separadas en el aglomerado de Salta fue incrementando a lo largo de ese año. Es decir, en el primer trimestre se registró un 5 %, en el segundo un 4 %, en el tercero otra vez 5 % y en el cuarto un 8 %. En comparación, los hombres de la misma edad registraron solamente un 2,28 %, un número marcadamente inferior.

Según Ana Pérez Declercq, la directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, esta problemática es uno de los indicadores de violencia de género indirecta; es decir, cuando se coloca a las mujeres en una situación de inequidad o desigualdad, como los casos de las personas, adolescentes, casadas o en uniones convivenciales. Además, se relaciona con las maternidades a temprana edad, la violencia de género, y el abandono escolar, así como también la falta de Educación Sexual Integral que permite a los niños y niñas reflexionar sobre lo que significa realmente ponerse en pareja, casarse o tener una relación de convivencia.