Luego de repetidas galas cargadas de polémica por comentarios desafortunados sobre la comunidad judía o sobre su coach vocal, Mar Tarrés finalmente decidió renunciar a La Academia. Sin embargo, para la sorpresa de muchos, la razón de su renuncia no tuvo ninguna relación con estos hechos, sino con un duro cruce con Judith Kovalovsky, su coach de baile en el certamen, quien sostuvo que la demandará por sus dichos.

La discusión inició cuando Judith acusó a Mar Tarrés de llegar tarde a los ensayos, comentario del cual la participante se defendió argumentando una serie de maltratos por parte de la coach. Aunque originalmente anunció que seguiría en el programa a pesar de esta situación, finalmente decidió renunciar a la competencia.

El descargo de Mar

En una publicación en sus redes sociales, Mar tildó a Kovalovsky de ser una mujer soberbia y autoritaria, “con mucha influencia en Canal 13 por su pareja”. Según la participante, por su trabajo solamente puede ensayar después de las 18 horas, pero que esto enojaba a la coach y bailarina. Además, por la situación Mar explica que fue “muy irresponsable todo este tiempo con actividades que son parte de mi pequeña empresa para salir corriendo a ensayar a la hora que a ella se le cantaba así no se enojaba”.

La comediante durante el ritmo de shuffle.La Nación

En este contexto, la comediante aclaró que, antes de iniciar con la competencia, ella arregló con producción este horario de ensayo, pero insiste en que el mismo nunca se respetó por los deseos de Kavolavsky. Continuando con sus duras acusaciones, Mar culpó a la bailarina de dejar sin trabajo a Iván, su primer bailarín porque “a ella no le gustaba cómo bailaba”. Lo describe como un joven humilde de Córdoba que viajó a cumplir sus sueños, pero fue supuestamente sacado de su puesto por Kovalovsky, “porque es la mujer del dueño de Polka”.

Por otra parte, Mar sostiene que Kovalovsky regresó de un viaje de Estados Unidos, pero no cumplió la cuarentena; aún más grave, aunque ella se había vacunado sus hijos dieron positivo para coronavirus, y aun así “nos obligaba a ir a ensayar al SUM de su edificio porque ella no podía salir de su casa”. Aclara también que esta situación no la presentó en la producción del programa, por miedo a perder su trabajo.

Entre otros maltratos, la participante cita una vez que llegó tarde a un ensayo a causa del tráfico y fue maltratada por la coach frente a todos los técnicos del piso de La Academia. Tras la situación, Mar amenazó entonces con renunciar, pero la bailarina la invitó a hacerlo. También, cita que intentó echar a los bailarines que hicieron con ella el ritmo Shuffle, pero gracias a la intervención de la producción no pudo hacerlo.

(Instagram Mar Tarrés)La Voz

Continuando con el relato, Mar explica que con el tiempo se empezó a animar a desafiarla, y fue entonces que la coach empezó a decir en producción que ella llegaba tarde a los ensayos o que directamente no ensayaba. Frente a estos dichos, la exparticipante sostiene que hace tres meses que se dedica únicamente al baile, sin descansar los feriados ni fines de semana. En cambio, sostiene que durante estos días, Kovalovsky los hacía ensayar con un asistente, puesto que ella se quedaba con su familia en Nordelta.

Finalmente, la comediante acusó a Kovalovsky de gordofobia, por discriminar a bailarines por su contextura física, y no dejar a un profesional bailar con Mar “porque le dijo que estaba gordo y que haga dieta, y que no se junte más a comer conmigo porque si seguía engordando no lo iba a contratar nadie”. Cerrando su descargo, Mar sostiene que estos tres meses trabajando con la coach fueron imposibles, y que aunque desde producción le prometieron conseguirle otro profesional, decidió renunciar igual. “La verdad, con tantos medios mintiendo y cubriéndola porque es la mujer del dueño de Polka no puedo seguir porque me duele que digan que la dejé sin trabajo”, explica. “Me voy yo antes de que digan eso”. En la descripción del descargo, Mar agradeció a Marcelo Tinelli por darle esta oportunidad de conocer a mucha gente trabajadora y profesional, así como también a famosos que la trataron muy bien.

La respuesta de Kovalovsky

Sin embargo, Kovalovsky no se quedó callada ante estas acusaciones, y compartió en su cuenta personal una historia indicando que todo lo dicho por Mar es mentira, que puede probarlo y que por esta razón seguirá la ruta legal. A su vez, compartió historias de distintos seguidores que mostraron su apoyo ante la situación.

Los dichos de la comediante podrían tener repercusiones legales.@judikova | Instagram

En respuesta, Mar compartió dos historias más: la primera agradeciendo a sus seguidores por el apoyo y los mensajes de preocupación; mientras que la segunda, por su parte, indica que ella también buscará la vía legal, empezando por el no cumplimiento de la cuarentena de Kovalovsky tras regresar de Estados Unidos.

Los dichos de la comediante podrían tener repercusiones legales.@martarresok_ | Instagram