La Justicia Federal investigará las responsabilidades en el polémico ingreso de militantes kirchneristas al homenaje por el Bicentenario de Güemes en Salta. Se cuestiona que la CCC, Movimiento Evita y Barrios de Pie hayan ingresado al predio donde se encontraba el presidente Alberto Fernández, con autorización de funcionarios provinciales y nacionales, sin respetar el protocolo sanitario vigente en la provincia por la pandemia del coronavirus.

Todo sucedió frente la mirada de los gauchos salteños, a quienes el COE provincial les suspendió el tradicional desfile dl 17 de junio, y sólo tenían autorizado ingresar por turnos a la Guardia de las Estrellas en el Monumento a Güemes. El presidente de la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, Francisco Aráoz, se mostró molestó con la situación y manifestó que la dirigencia política le había robado el Bicentenario del Héroe Gaucho a los salteños.

El Ministerio Público Fiscal de Salta informó días atrás que la Unidad Fiscal integrada por los fiscales penales Ramiro Ramos Ossorio y Facundo Ruiz de los Llanos declinará su competencia a favor de la Justicia Federal en las actuaciones abiertas para investigar los sucesos del miércoles 16 de junio pasado.

El ministerio también adelantó que en el mismo escrito declinatorio de su competencia, Ramos Ossorio y Ruiz de los Llanos pedirán que “se determine quién o quiénes fueron los autores de los procederes que eventualmente podrían haber infringido el Código Penal por incumplimiento de sus facultades y abuso de autoridad”. Pero de extractos del escrito que adelantó el MPF, queda claro que los fiscales atribuyen la responsabilidad al ministro de Seguridad de Salta, Juan Manuel Pulleiro, quien aseguró al programa Central Policial que fueron funcionarios nacionales los que le dieron la orden de dejar pasar a la militancia a saludar a Alberto Fernández. “No fue una responsabilidad de los efectivos de la Policía de Salta sino una orden de la Casa Rosada dejarlos pasar”, explicó el funcionario provincial.