El pasado viernes, los vecinos de la localidad salteña de La Caldera despertaron una vez más horrorizados ante un hecho vandálico que ofende las creencias religiosas de muchos de los habitantes. Y es que por segunda vez un inadaptado había decapitado la imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa, que se encuentra en el ingreso al pueblo.

Sin embargo, esta vez el hecho no quedará impune, ya que gracias al testimonio de los vecinos la Justicia logró identificar al culpable. El pasado jueves, cerca de las 21.45, los vecinos vieron un automóvil Fiat Idea de color gris estacionado sobre la banquina de la Ruta Nacional Nº 9, con las balizas encendidas, acto seguido observaron que un hombre delgado se alejaba de la imagen de la Virgen para luego correr hacia el vehículo estacionado y partir a toda velocidad hacia la provincia de Jujuy.

Uno de los testigos se sintió intrigado por la conducta extraña de esta persona y frenó la marcha de su automóvil para ver que ocurría; en ese momento vio la imagen de la Virgen decapitada y de inmediato se puso en contacto con las autoridades municipales y policiales, siendo que en octubre del año pasado se encontró la imagen sin cabeza por primera vez. Este accionar causó gran indignación de todos los vecinos de La Caldera, por lo que la Municipalidad decidió accionar.

Gracias a los testimonios recogidos de vecinos de La Caldera que presenciaron el hecho vandálico, y con la colaboración de la Policía Caminera de Jujuy, lograron identificar al vándalo como Sergio Luciano Frías, de 34 años, que fue imputado por el delito de daños calificados.

La Justicia ordenó el secuestro del vehículo de Frías y el fiscal solicitó al Juzgado de Garantías interviniente que se mantenga su embargo, sujeto a decomiso, para garantizar la reparación del daño causado.