El gobernador Gustavo Sáenz votó esta mañana en el colegio Nacional. Allí se refirió al conflicto docente que tiene en jaque a la provincia.

“Desde que me hice cargo de la provincia he tratado de solucionar todos los temas en base al diálogo y estos se han ido solucionando. Todos saben que hemos vivido un año y medio muy duro con el tema de la pandemia. Muchos han perdido el trabajo a raíz de esto.

Sobre el conflicto declaró: “Hay docentes que comprendieron esta situación y otros como los autoconvocados que no tienen ninguna representación gremial, no hay cómo dictar una conciliación obligatoria y comenzar a dialogar. La provincia ya les dio un aumento, y ahora se está discutiendo la paritaria nacional de los docentes, habrá que esperar. Muchos docentes nos han acompañado y se solidarizaron con el gobierno porque saben lo duro que fue todo este año y medio”, manifestó.

El mandatario provincial aseguró que seguirán trabajando para lograr un acuerdo. “Vamos a seguir trabajando, dialogando con todos los sectores como lo hicimos desde que asumí. No hay que tomar ninguna media inflexible como la que están llevando adelante estos docentes. Cuando hay una crisis gremial, cuando hay falta de representatividad, 10 o 20 personas no pueden cortar una ruta, cortar las calles e impedir que se transite”.

Luego, según consigna El Tribuno, al ser consultado sobre si existe el derecho a huelga, Sáenz aseguró que “claro que existe, pero este se debe canalizar a través de los gremios, sino se autoconvocaría cualquier persona para comenzar a cortar rutas, calles y no ir a trabajar, y esto no puede ser así”, aunque inmediatamente aseguró que el que no trabaja no cobra, y que no pueden ser los docentes los que le digan a los padres cuando van a volver los chicos a las escuelas. “Los chicos no pueden ser los rehenes, ellos le deben decir a los padres cuándo sus hijos van a poder volver a estudiar”.

Por último Sáenz se mostró conforme con el trabajo de sus ministros. “Estoy totalmente conforme con el trabajo que hacen los ministros cada uno en su área. Yo trabajo 20 horas por día para solucionarle los problemas a la gente y la gente es la que decide. Después de las elecciones veremos si hay algún cambio en el gabinete”.