Franco Hernández Berni tiene 32 años, es oriundo de Tartagal y diputado provincial por el departamento San Martín por el Frente de Todos. En su labor como legislador, Hernández Berni tiene una prioridad muy clara: solucionar el problema del agua potable en el departamento que representa.

Esta semana el legislador norteño fue noticia por votar en contra del presupuesto 2021 del gobierno de Gustavo Sáenz. Hernández Berni justificó su negativa en el hecho de que de los $157.188.783.173 del presupuesto para el próximo año, no hay ni un solo peso destinado a solucionar el problema del agua potable en el departamento San Martín, más allá de los seis proyectos que heredaron del gobierno de Urtubey. Como el pozo que hizo el Banco Macro y espera ser conectado al hospital Juan Domingo Perón, o el acueducto Yacuy-Tartagal.

Pozo de agua en Tartagal financiado por el Banco Macro.

En su constante reclamo por el agua, el legislador presentó en Diputados un proyecto de ley para que el acceso al agua potable sea una política de Estado. Esta ley busca asegurar la captación, depuración, almacenamiento y distribución en cada ciudad de la Provincia. Por otra parte, ordena incluir un presupuesto anual específico para invertir en investigación y obras de infraestructura que garanticen a todos los ciudadanos el acceso al agua potable. Y explicó que no son sólo las comunidades originarias las que sufren la falta de agua, sino todas las ciudades del departamento.

La problemática del agua potable en el norte golpea con especial fiereza a las comunidades oroginarias.

Vía Salta habló con el legislador para hablar de esta ley y de la problemática en general. Al respecto, Hernández Berni manifestó que esta ley “no es la idea de algún sector político, es la necesidad de un pueblo, de una provincia, de su gente”. Además, agregó que, si bien la ley del agua tiene estado parlamentario, en Diputados el oficialismo se niega a tratarla.

Citas de Franco Hernández Berni

“Ante el pedido del pueblo no hay respuesta. Es una cuestión de prioridades, y el agua no está entre las prioridades de este gobierno”, lanzó Hernández Berni. En materia de costos estima que un pozo de agua cuesta alrededor de ocho millones de pesos, y aseguró que “con el gasto que el gobierno de Sáenz realiza en publicidad oficial, se podría hacer un pozo cada cuatro días”.

Por otra parte, el diputado está preocupado por la situación social, ya que asegura que la población está cansada de esta situación. “¡Mosconi lleva más de 90 marchas por el agua!”, aseguró y agregó que se trata de “una burla al pueblo”. Además repudió la represión sobre los vecinos que reclamaban.

Vía Salta consultó al diputado sobre la muerte de una niña wichí por desnutrición mientras se trataba el presupuesto, y este manifestó que “en las comunidades la gente toma agua con salitre, que no está en condiciones”, y explicó que esto agrava en gran medida los cuadros de desnutrición.

Sobre la problemática de la desnutrición, y sin profundizar demasiado para no desviarnos del objeto de la entrevista, Hernández Berni aseguró que, desde que asumió el nuevo gobierno, el Ministerio de Desarrollo Social está ausente en el norte, y que se suspendieron muchos programas que jamás se volvieron a implementar.