Días atrás fue noticia que Miguel Gentil, nieto de un conocido represor salteño, amenazó a la fiscal Claudia Geria después de una publicación periodística que lo involucraba en un caso de violencia de género. “Estas viviendo tiempo de regalo”, fue uno de los mensajes que el hombre le envió.

Mientras Gentil continúa detenido en la Alcaidía salieron a la luz otras amenazas al periodista Emilio Ruso y a la directora de la fundación “Volviendo a Casa”, Isabel Soria. El fiscal Marcos Ezequiel Molinati intervino en esta causa e imputó a Gentil por amenazas, pidió la prisión preventiva y ésta fue concedida por la jueza de garantías Claudia Puertas.

El fiscal explicó que Geria intervino en dos causas que involucraban a Gentil por haber ejercido violencia de género contra su expareja. Había sido condenado a una pena de prisión condicional por violentar a la expareja. El Ministerio Público detalló además en un parte de prensa que Gentil también acosaba a su expareja a través de redes sociales y mediante distintos perfiles falsos y que estuvo detenido por amenazas, acoso y desobediencia judicial y fue oportunamente beneficiado con la figura de la prisión domiciliaria.

En ese contexto surgieron las amenazas a la fiscala Geria. Al acusado se le revocó la domiciliaria y se encuentra detenido en la Alcaidía. Molinati indicó que secuestraron el celular de Gentil, para realizar pericias en búsqueda de elementos de interés para la causa.

Por su parte, la directora de la fundación “Volviendo a Casa”, Isabel Soria contó que las amenazas de Gentil hacia su persona comenzaron cuando ella apoyaba a la mujer que lo denunció por violencia. “Primero comenzó a denigrarme y como vio que no tenía resultados, se metió con la Fundación. Decía que nosotros robábamos plata del Estado. Además me desprestigió como persona, como defensora de los derechos de las mujeres, y me amenazó. Me dijo que me quedaba poco hilo en el carretel”, relató en una entrevista con Central Policial.