El sistema sanitario de la provincia se prepara para el pico de casos de coronavirus que, según estimaciones de médicos locales, podría darse dentro de cuatro semanas. El miércoles pasado, el director del SAMEC confirmó que hay 250 camas disponibles en hospitales públicos de la provincia, y ahora el Papa Francisco, que es centro de referencia para pacientes con COVID-19, sumará 40 más en la sala de terapia intermedia.

El gerente del nosocomio, Daniel Mamaní, detalló además que actualmente tienen 43 pacientes internados, de los cuales 19 se encuentran con asistencia respiratoria mecánica. Advirtió además que sólo cuenta hoy con cuatro camas libres. Respecto del resto de las especialidades médicas que brindaba el Papa Francisco, el profesional reconoció que entre los vecinos hay miedo de ir al hospital por el COVID, y por otro lado no se cumplen los turnos y que hay tener mucho tiempo entre pacientes para brindar la bioseguridad necesaria.

Ante la llegada de la segunda ola de coronavirus y el incremento de casos de coronavirus en Salta, en el Hospital San Bernardo ya reprograman las cirugías que no son de urgencia por disposición del Comité Operativo de Emergencias. Además, a partir del mes de mayo se suspenderán los turnos por controles en los consultorios ambulatorios.