Días atrás se confirmó el primer caso positivo de la variable Delta en Salta. Se trata de un hombre que había llegado a la provincia desde Europa y aunque quedó aislado, el primer estudio le dio negativo pero luego presentó síntomas. Se repitió el PCR y dio positivo. El problema es que en el tiempo que creyó no tener COVID-19 estuvo en contacto con otras personas, como su pareja, su hija y otras personas allegadas. Por esta razón, unas 20 personas fueron aisladas.

Este viernes, el ministro de Salud de la provincia, Juan José Esteban, dijo que desde su área están preocupados y ocupados de esta situación. “Hoy tenemos un mapa en rojo de muchos contactos estrechos de este señor (deportista) y estamos esperando los resultados de los estudios. Ahí vamos a tener que actuar de manera diferente. Los controles y los seguimientos están hechos. Hay que encerrar esta situación epidemiológica que tenemos con esta familia para que no se desmadre”, expresó el funcionario.

Una situación muy similar se había hecho pública ayer en Córdoba, donde el Ministerio de Salud de esa provincia informó el jueves que se detectó el primer caso de coronavirus correspondiente a la variante Delta, y por contactos estrechos con no convivientes se contagiaron otras 13 personas .

La directora de epidemiología de esa provincia, Laura López, dijo a medios locales que se debieron aislar “cinco burbujas” escolares por prevención por los hijos del hombre que ingresó la variante Delta a la ciudad de Córdoba”. También indicó que el hombre, al regresar de Lima, “fue a la casa de un familiar cuando debía quedarse aislado” y añadió que por el momento “es un brote intrafamiliar”.