Durante la primera mitad del año, los establecimientos educativos de la provincia dieron clases presenciales a través de un sistema de burbujas que se combinó con la virtualidad. Esto significó que los estudiantes no vayan a clases todos los días sino en días o semanas específicos. Este método, según consideró el titular del Consejo Provincial de Educación Católica (Coprodec), Roberto Suaina, trajo buenas resultados porque hubo pocos contagios en los colegios.

Frente a este contexto sugiere que se debería avanzar en el regreso a clases de los estudiantes todos los días, y no a través de dos o hasta tres burbujas, como ocurre en la actualidad. Suaina contó que en la mayoría de los establecimientos educativos se trabaja con dos hasta tres burbujas, y que con ese sistema casi no hubo contagios porque además se redujo el cruce entre burbujas, lo que aumentaba el cuidado. Gracias a esos buenos resultados pidió dar un paso adelante.

En ese sentido planteó que si se reduce el distanciamiento a sólo un metro, se cubren las normas de bioseguridad y se hacen recreos en forma entrecruzada, se podría avanzar a burbujas de un solo grupo, y que los chicos vayan todos los días a clases. Finalmente, Suaina precisó que la decisión de avanzar en esta medida debe ser tomada por el Comité Operativo de Emergencia (COE) y el Ministerio de Educación; y les sugirió animarse a hacerlo.