En Salta Capital, distintos representantes del personal de Control Comercial, Bromatología y Control Ambiente recorren distintos locales para solicitar que se inicien, completen o reviertan trámites e infracciones que incumplan la normativa municipal. Aunque se trata de un asesoramiento al comerciante de la ciudad, hay casos en que las reiteradas notificaciones y quejas de vecinos no cesan.

Fue así el caso de una fábrica de papas fritas y snacks de la calle República de Siria 1424, la cual fue clausurada de forma inevitable. Según los informes realizados, se realizaron quejas por malos olores, documentación vencida, falta de higiene en la zona de elaboración de alimentos, actividad productiva no permitida en la zona, y la falta de certificado de manipulación de alimentos.

Además, es importante remarcar que el establecimiento excede el máximo de metros cuadrados permitidos en esa zona, que es de 300 metros cuadrados. Los propietarios de esta fábrica cuentan con un predio en este sitio. La clausura del establecimiento se indicó puntualmente por la falta de certificados exigibles por el Código Alimentario Argentino como el de Aptitud Ambiental; de Salud de los Empleados; falta de certificado de Habilitación Comercial vigente; desinfección vigente; falta de certificado de manipulación de alimentos y la cobertura de áreas protegida.